CON SENTIDO | Reforma migratoria, sólo una ilusión

La reforma migratoria no ha podido avanzar como millones de migrantes esperan. Pero, ¿se está haciendo el esfuerzo suficiente para poder aprobarla?
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

A inicios de año, cuando Joe Biden llegó a la Presidencia de Estados Unidos, la esperanza floreció. Migrantes, organizaciones y analistas tenían fe en que las dos propuestas de reforma migratoria presentadas por el Partido Demócrata transitarían por el Congreso a pesar del Senado.

Inicialmente, la Cámara de Representantes aprobó dos iniciativas: la “Dream and Promise Act”, enviada por Joe Biden y que busca proteger a dreamers y tepesianos, y la Ley de Modernización para los Trabajadores del Campo.

Tal vez te interese:  Ciudadanía, asilo y visas de trabajo: las 12 prioridades de la reforma migratoria de Biden

Sin embargo, ambas propuestas se toparon con pared en el Senado. No sólo por el rechazo de la mayoría republicana, sino por la tibieza de los legisladores demócratas y la poca fuerza del activismo organizado para impulsar el paquete completo.

Tengo la sensación de que dreamers, tepesianos, trabajadores agrícolas y las organizaciones pro migrantes hacen sus esfuerzos por separado. Cada quien jala para su lado de la cobija, y así no se puede.

Ahora mismo, existe el movimiento nacional llamado Fast for Freedom, que busca incluir una reforma migratoria dentro del plan de infraestructura de promueve el presidente Joe Biden. La urgencia se hace sentir por todos los frentes.

Apenas hace unos 10 días, Joe Biden pidió aprobar su propuesta migratoria. El objetivo del presidente de Estados Unidos es reforzar la economía y ganar en la competencia global a China. Pero no hay señales de que exista algún interés legislativo por sacar adelante un cambio que lleva esperando más de 30 años.

Mi favorita

A mí, la verdad, la propuesta que más me gusta es la que presentaron los legisladores Joaquín Castro y Alex Padilla, que es la más ambiciosa, pero también la más justa. Se trata de proteger a los trabajadores esenciales que sacaron adelante a Estados Unidos durante la pandemia.

Esta iniciativa beneficiaría a más de 11 millones de personas sin documentos que trabajan en ese país. Pero esa sí, ni siquiera ha avanzado en la cámara baja.

Tal vez te interese:  Fallo de la Suprema Corte sobre TPS podría impulsar la reforma migratoria de Biden

México, mudo ante la reforma migratoria

El gobierno mexicano no ha dicho “esta boca es mía” en la discusión, a pesar de que el 40% de los beneficiados por una reforma migratoria serían mexicanos sin documentos.

En enero, Andrés Manuel López Obrador informó que, en una conversación telefónica con Joe Biden, le había pedido concretar una reforma migratoria. Nomás que al presidente de México se le olvida que eso no le corresponde al poder Ejecutivo, y que lo complicado está con el partido opositor.

“Nosotros vamos a exhortar de manera respetuosa a los legisladores de Estados Unidos para que se apruebe esa iniciativa del presidente Biden y se regularice la situación migratoria de los mexicanos”. Y ya, fue todo.

Hay nubarrones sobre el gran cambio migratorio esperado. Estaremos pendientes.